Comprendiendo las causas del acné menstrual:¿a qué se debe?

14/08/2018 - 12:20 760 Views

 

Una vez al mes, durante el periodo de menstruación, el cuerpo de la mujer sufre una gran cantidad de alteraciones. En efecto, a diferencia de los hombres, cuya producción de hormonas suele variar muy poco, en los 28 días que dura el calendario menstrual, las mujeres sufren numerosos cambios hormonales que se traducen en desequilibrios a nivel fisiológico y también a nivel emocional.

Estos desequilibrios, que se ven reflejados en el estado de ánimo, en las actitudes, en los deseos y en las necesidades, se producen por la alteración de las dos hormonas que rigen al sexo femenino: el estrógeno y la progesterona. En efecto, en todas las mujeres, las alteraciones de estas hormonas inciden sobre todo el organismo, generando cambios fisiológicos que a veces son fuertemente percibidos.

Los desequilibrios generados por las alteraciones hormonales pueden producir la reducción o el incremento de algunas sustancias que se encuentran en nuestros organismos. El tan famoso y detestado acné menstrual, que por desgracia afecta a tantas de nosotras, encuentra su explicación en estas alteraciones. Descubramos juntas las causas y características de esta fastidiosa forma de acné…

1. La alteración del equilibrio hormonal

En términos generales y teóricos, para la mayoría de las mujeres el ciclo menstrual consta de cuatro semanas, mas específicamente de 28 días, que se cuentan desde el primer día de la menstruación. La ovulación comienza aproximadamente el día 14, a mitad ciclo, que es cuando los ovarios liberan un ovulo para ser fecundado.

El ciclo se divide así en una fase folicular, otra ovulatoria y una ultima llamada lútea, en la cual, si no hay embarazo, se producirá la menstruación. En ella los niveles de progesterona y de estrógenos (los que originan el sangrado menstrual)descienden, reduciéndose y generando desequilibrios.

Cuando estos desequilibrios hormonales se producen, puede aumentar la secreción sebácea de las glándulas de los folículos pilosebáceos.  En consecuencia, estos folículos pueden obstruirse e infectarse, generando así lo que conocemos como “acné menstrual”.

2. La duración y las fases del ciclo menstrual

Como ya hemos mencionado, normalmente el ciclo dura 28 días. Sin embargo, para las mayoría de las mujeres el ciclo es un poco menos regular y por ello, puede durar más o menos. No obstante, sin importar la acta duración, el ciclo consta de tres fases.

En la primera, denominada folicular, el óvulo se desarrolla en el interior del folículo. Esta fase se produce, en un ciclo de 28 días, durante los primeros 13 días.

La segunda, la fase denominada de ovulación, se desarrolla en el día 14.

La tercera y ultima fase, la fase lútea, dura 14 días hasta el día anterior del ciclo menstrual siguiente.

Es en esta ultima fase en la cual se producen muchas de las alteraciones hormonales mencionadas, generando comúnmente hinchazón, dolor abdominal, mayor sensibilidad en los senos y también los tan famosos brotes de acné. Esto es consecuencia del hecho que, luego de la fase de ovulación, el folículo forma una pequeña glándula, que es rica en colesterol, además de generar grandes cantidades de progesterona y de ayudar a preparar al endometrio para una posible fecundación del óvulo.

3. El acné “menstrual”

Es durante la fase lútea que se producen casi todos los síntomas, pero hay casos en los que los niveles hormonales se estabilizan, de manera que tiene lugar la menstruación. Al darse lo que llamamos una “explosión hormonal”, las hormonas actúan a nivel periférico, es decir sobre la superficie de la piel, y se presenta el acné menstrual.

La mayoría de brotes de acné suelen aparecer alrededor de la barbilla. Para contrarrestar estas lesiones se recomienda generalmente usar productos con ácido salicílico, ya que este ácido ayuda a prevenir y acabar con las espinillas, ayudando a eliminar las capas de piel muerta y desbloqueando así los poros. De este modo, contribuye a reducir el enrojecimiento, la sequedad y la descamación.

4. La importancia de nuestros hábitos cotidianos.

Sin embargo, no solo las alteraciones hormonales del síndrome premenstrual son importantes para la belleza de nuestra piel: también el estrés constante, característico de la vida diaria urbana, puede perjudicar la piel. En efecto, a causa del estrés, en el cuerpo puede darse un aumento en la producción del cortisol, favoreciendo los brotes de acné.

También resultan de gran importancia los hábitos de higiene y de alimentación, que podrían ser poco beneficiosos para la salud en general, y para nuestra piel en particular, favoreciendo su oxidación y envejecimiento prematuro.

Sin embargo, si notas que, a pesar de tener buenos hábitos, los brotes de acné son fuertes y largos es importante que acudas a un médico, ginecólogo o dermatólogo, para que éste te analice y te pueda prescribir el tratamiento adecuado para tu caso particular. Cada caso es diferente, así que no dudes en consultar!

 

Si este artículo te pareció interesante, compártelo con tus amigos en Facebook!