Este Hombre Ha Enterrado Más De 10.000 Niños Abortados. Su Verdadero Objetivo Te Dejará Boquiabierta…

Loading...

Tong Phuoc Phuc es un vietnamita que ha pasado más de 15 años dando un entierro decente a todos los niños que son abortados en una clínica en su ciudad. Todo empezó en 2001, cuando su esposa estaba embarazada de él.

Juntos fueron a la clínica y cada día que pasaban esperando el nacimiento de su hijo, se dio cuenta de que había muchas otras mujeres embarazadas que entraban con sus hijos en una habitación y salían sin ellos. Tardó un poco de tiempo en entender lo que estaba pasando. Pero cuando vio lo que ocurría, se le rompió el corazón.

La idea de que los niños fueran abortados sin tener la posibilidad de llegar al mundo le hizo muy mal y por eso se decidió a preguntar si al menos podía llevárselos para darles un entierro decente. Adquirió un pedazo de tierra en la colina con su dinero ahorrado en los años y comenzó a enterrarlos según el caso.

 

En un primer momento, su esposa pensó que había enloquecido, pero Tong nunca cedió la persecución de su sueño. Desde entonces, ha enterrado a más de 7.000 niños. Pero lo que no se sabía hasta ese momento, era su verdadero plan: aumentar conciencia para salvar las vidas de estos niños. Dice que su cementerio no es sólo un lugar de sufrimiento, sino un jardín hecho para ayudar a los corazones de las mujeres que se preguntan si quedarse o no con sus hijos.

2

Las madres que no tienen la posibilidad de parir tranquilamente, comenzaron a acercarse a Tong para obtener su ayuda. El hombre pasó de ser un enterrador, un abre-tumbas, a ser un salvavidas. ¿Y qué hizo? Comenzó a aceptar la adopción masiva de los niños, con la idea de que, cuando las madres pudieran, volverían a por ellos para hacerlos crecer. Hoy en día hay más de 100 niños que viven en casa Tong.

4

 

Dado que era imposible mantenerse por delante de todos, inventó una manera fácil de nombrarlos. Los niños fueron todos llamados Honor, mientras que las niñas, Corazón. Sin embargo, este padre no trataba a los niños como si se tratara de un orfanato o una familia de acogida. Más bien, él los ve como hijos suyos.

Crecer y tener cuidado de los niños es, obviamente, una tarea enorme, pero Tong ama a su papel de padre.”Voy a seguir con este trabajo hasta el día que muera, y espero que mis hijos vayan a seguir haciéndolo cuando ya no esté en este mundo”, reportando las palabras de este ser humano increíble y amable.

5

Page 1 de 1
Loading...